Si los controles médicos indican que tu salud es inmejorable y a pesar de ello, sientes con frecuencia malestares inexplicables y falta de energía, es hora de que recurras al maíz para que puedas disponer de tus energías y te reencuentres con el bienestar, que te permita disfrutar de la vida.

Usar amuletos para la salud mantiene y restaura el funcionamiento normal de los órganos vitales. Las personas que usan este tipo de amuletos viven una vida libre de problemas, preocupaciones y complicaciones de salud. Este es un verdadero talismán de salud curativo y una bendición para la humanidad.

La mejor vidente: Luz Villanueva

Soy Luz Villanueva, Vidente desde que tengo uso de razón y estoy especializada en Tarot y Videncia sin Gabinete. Llevo más de 20 años dedicada en cuerpo y alma a aquello para lo que he nacido: adelantarme a los acontecimientos que están por venir y trasmitirlo a la persona que consulta conmigo.

 

Materiales para el Ritual para crear un amuleto de proteccion

Los materiales que vamos a necesitar para crear este amuleto son los siguientes:

  • Objeto personal que vamos a usar como amuleto: puede ser cualquier objeto, que le tengamos un aprecio personal. Tiene que ser un objeto que podamos llevar siempre con nosotros.
  • Una vela de color blanco
  • Agua
  • Plato o cuenco

 

Pasos del ritual para crear un amuleto

Debemos colocarnos en una habitación en la que nos sintamos cómodos y en la que nos podamos concentrar sin que nadie nos moleste.

Una vez hayamos seleccionado el sitio y durante la noche de Luna Llena, vamos a empezar por encender la vela de color blanco. Esta vela es la que nos limpiará la habitación y el amuleto de malas energías o de energías negativas. Necesitamos que todo esté perfectamente limpio para que el amuleto coja las energías necesarias para protegernos. 

Después de prender la vela, es momento de coger el objeto que vamos a convertir en amuleto y debemos guardarlo entre las manos. Este es un paso de lo más importante. Cerramos los ojos y visualizamos como le pasamos nuestras energías al objeto. No importa el tiempo que tardes en conseguir esta visualización, es la parte más importante. Dedica el tiempo que sea necesario en ello.

Cuando hayamos conseguido esta visualización, es momento de poner el objeto en el cuenco o en el plato. Lo llenamos de agua. Lo dejamos a la luz de la Luna por una noche. No hace falta que esté fuera. La luz le puede llegar a través de la ventana. Debemos dejarlo así toda la noche.